Y EL SILENCIO EN SUS MIRADAS.

Hay sucesos que marcan nuestras vidas. La desaparición de una persona querida en circunstancias sociales convulsas y la dicotomía entre el silencio o el grito, la prudencia o el coraje. Este ejercicio teatral pretende honrar la memoria de las personas que fueron obligadas a dejar este plano sin dejar huella alguna que permitiera darles un último adiós.

Hay sucesos que marcan nuestras vidas. La desaparición de una persona querida en circunstancias sociales convulsas y la dicotomía entre el silencio o el grito, la prudencia o el coraje. Este ejercicio teatral pretende honrar la memoria de las personas que fueron obligadas a dejar este plano sin dejar huella alguna que permitiera darles un último adiós.

Ante esta necesidad, Rennier Piñero presenta Y el silencio en sus miradas. Se trata de la historia de Celeste, un personaje ficticio inspirado en la Antígona del poeta trágico griego Sófocles y del escritor francés Jean Anouilh, que busca honrar con todo el amor a su hermano desaparecido hace exactamente 9 años, 8 meses, 7 semanas y 6 días.

Escrita por Belen de Santiago, Y el silencio en sus miradas –teniendo como eje central el tema del secuestro– es un monologo que también retoma testimonios reales de familiares de personas desaparecidas. Con diversas prácticas de teatro documental el montaje conjuga diversos lenguajes escénicos que invita a la participación del espectador a través de la música con la que se crea una cápsula temporal para no perder detalles con el paso del tiempo.

El director Rennier Piñero, explica: “En el año 1989 en Venezuela, tras el estallido social denominado El Caracazo, muchas de las víctimas mortales quedaron sin identificar en fosas comunes, mientras hospitales, comisarias, juzgados y asociaciones de derechos humanos se llenaban de Antígonas que a viva voz, más allá del riesgo y de las advertencias, buscaban un cuerpo que honrar y sepultar. Este primer episodio de mi infancia marcaría, sin saberlo en ese momento, la necesidad de contar como creador a Antígona”.

La historia busca dar voz a aquellos que velan por la aparición de los cuerpos de sus hermanos, primos, hijos, etc. en los más diversos contextos geográficos y políticos, desde las más de cien mil personas que reposan sin sepultura en las fosas comunes franquistas, a la búsqueda sin tregua de las madres de la Plaza de Mayo en Argentina, a tragedias más inmediatas en tiempo como las desapariciones en contextos violentos marcados por estados para-policiales, narcotráfico y/o el crimen organizado que se han visto o se pueden ver en realidades tan diversas como Venezuela, Colombia, Nicaragua o México”.

Por su parte, Belen de Santiago, dramaturga y actriz de Y el silencio en sus ojos, declara: “he dicho siempre que este ejercicio, el de colocarme sobre escena desde lo que soy, era un ejercicio motivado por el miedo. O por mi deseo de confrontarlo. Ponerlo delante. Como a la muerte. Y ver que tal vez no es tan fuerte como lo dibujaba… Hacer este acto atravesada por la experiencia de otra persona. Real. Otra persona que valiente y generosamente ha compartido su propia tragedia tebana. Nada puedo decir. Todo lo dice ella con sus palabras. Su acto de valentía versus mi acto de cobardía, sobre la escena, para vosotros.”

Y el silencio en sus miradas tendrá únicamente dos funciones: lunes 10 y martes 11 de septiembre a las 20:30 horas en el Foro Shakespeare (Zamora 7, colonia Condesa). Los boletos tienen un costo de $250 pesos y se pueden adquirir en la taquilla del recinto o a través del Sistema Ticketmaster.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *